El álbum de bodas. Tipos

Los tipos de álbum de boda es uno de los temas que más preocupan a la mayoría de las parejas de novios. El álbum sobre el cual imprimirán el reportaje oficial de su boda es muy importante. A mí me gusta dejar elegir a los novios el formato final del álbum, les muestro varios modelos y también catálogo digital del fabricante. Por contra, una buena parte de los fotógrafos de bodas en España no permiten esta elección, reduciéndola a unas pocas opciones de mercado.

libertad para escoger el tipo de álbum

Pero, ¿por qué constreñir las opciones de los novios con su álbum cuando la industria actual ofrece literalmente miles de opciones de acabados? ¿Y si los novios prefieren que SU álbum sea realmente diferente?

La gran mayoría de los novios actuales piden hoy en día lo que se conoce como álbum digital, en yuxtaposición con el álbum tradicional, este último compuesto por páginas de cartulina negra/blanca sobre la cual se pegan directamente las fotos impresas de forma individual – es el álbum que nuestros padres han usado toda la vida para mostrar las fotos de vacaciones.

En función de su fabricación o construcción, los álbumes de bodas se pueden clasificar  en cuatro categorías:

Offset

Son los que tienen las hojas flexibles manteniendo un precio (relativamente) bajo y a una buena calidad de impresión. Yo los uso sobre todo para álbumes de firmas, pero también para bodas. Siembre los hago con Blurb por su excelente relación calidad-precio. Y luego están los de alta gama, al que he denominado artesanal.

Digital

Tipos de álbum con mucha variedad. Los más demandados en estos tiempos, de hoja dura y tapa a medida. No voy a entrar en la cantidad de opciones que ofrece, sino más bien en la sensación de conjunto resultante. Si queréis detalles, no tenéis más que contratarme… jajaja

El álbum digital profesional se basa en dos conceptos: Libreto (conjunto de pliegos) y tapas.

La impresión de cada hoja doble, denominada pliego, de una sola vez sobre papel fotográfico de alta calidad, y en la encuadernación del libreto resultante sobre unas tapas escogidas ad hoc por el cliente. Tanto el tipo de papel empleado como el diseño de la tapa tienen cientos/miles de variantes. Por contra, el álbum digital amateur no otorga esta variedad de elección al consumidor, limitándola a un simple acabado brillo/mate en las páginas interiores. Es el caso del dignísimo álbum Hofmann, un magnífico producto para el mercado general con una excelente relación calidad/precio, pero con un nivel de calidad (y flexibilidad) muy inferior al de sus homólogos profesionales.

En el álbum digital profesional, el diseño de las páginas interiores se hace manualmente (a veces con ayuda de plantillas) sobre Photoshop o algún software de diseño similar. Obviamente, todo es personalizado: fondo, fotos, tamaño y maquetación del espacio, etc.

Flexibilidad

Tengo TOTAL libertad de acción. Como resultado, se envían a imprenta las imágenes completas de cada doble página (fondo+fotos+efectos). Ejemplo: un álbum de 60 páginas se genera a partir de 30 imágenes (pliego) que contienen 2 páginas cada una.

Una vez impresas sobre papel fotográfico, las dobles páginas se pegan entre sí – la “espalda” de la página 2 se pega contra la “espalda” de la página 3, la 4 con la 5, etc. Para dar consistencia al conjunto, entre cada página se intercala una simple cartulina -normalmente de plástico- denominada alma. El resultado es una hoja muy rígida y bastante gruesa, pensada para que las fotos luzcan en todo su esplendor evitando reflejos y pliegos indeseados.

MAS VARIEDAD EN DIGITAL

La última fase es encuadernar el conjunto sobre la tapa elegida. Puesto que la impresión fotográfica de alta calidad es un tema ya muy superado donde hay poca diferencia entre proveedores, personalmente elijo el laboratorio en función del fabricante de la tapa que ha escogido la pareja. Hoy por hoy, trabajo sobre todo con varios fabricantes  (ArstyleMaxcolorColormatic, Floricolor y Dreambooks), sin menoscabo de cualquier otra opción que pueda surgir como los elegantísimos Jorgensen o los artesanos, bellos y muy cuidados productos de Couture Book y también el fabricante japonés AsukaBook con unas calidades espectaculares.

Entre la tapa y el libreto se pone la guarda, que sirve precisamente para guardar el espacio entre el libreto de fotos y la tapa escogida. También es personalizable – en el ejemplo de abajo veréis una guarda con un bonito efecto de terciopelo.

Como resultado, y en líneas generales, un álbum digital profesional medio suele tener 60 páginas (30 pliegos), se fabrica en unas 3 semanas (+ tiempo de maquetación).

Los PROS del álbum digital: libertad total de diseño, amplísima gama de tapas, acabados, papeles (¡hay papeles con olor!) y máxima calidad fotográfica.

Los CONTRAS del álbum digital: un precio relativamente elevado con respecto a otras opciones y ¡su peso! Entre la tapa, el propio papel fotográfico, las almas y demás, un álbum digital puede sobrepasar los 5 kilos de peso.

Artesanal

Tipos de álbum más caros. Se podría decir que un álbum offset de alta gama. Para mí, el álbum artesanal copa la gama alta de este sector. Yo trabajo con Couture Book, pero no son los únicos. Por ejemplo, están los álbumes de Jorgensen (con unos acabados soberbios) y los de Queensberry (con unos paspartús preciosos) entre muchos otros, pero yo elegí los Couture por los diseños tan diferentes que proponen. Me gustan sus telas, sus papeles (siempre en offset), sus acabados y la manufactura que ofrecen.

La empresa es norteamericana, si bien a los fotógrafos europeos nos dan soporte desde Alemania. Destaco este detalle, porque una cosa que define a los álbumes americanos es que sus dimensiones son ligeramente menores que las españolas. No tienes el 40×30 que se suele usar en los españoles, siendo el tamaño mayor un 33×25 cm. Lo mismo pasa con Blurb, también americanos. Priorizan la calidad y el detalle al tamaño del producto final, lo cual aplaudo y comparto.

Couture solo trabaja en impresión offset. Para los no iniciados, os diré que el offset es una tecnología de impresión sobre una hoja flexible, en contraposición al álbum digital, impreso sobre papel fotográfico de toda la vida. En dos palabras, es lo que acostumbramos a ver en los libros de fotografía que compramos en cualquier librería. Si quieres los detalles técnicos, te lo cuenta la Wikipedia.

Couture divide su catálogo en colecciones inspiradas en distintos países y culturas (España, colección inglesa, Himalaya…), teniendo cada colección a su vez varios modelos y acabados, así como papeles compatibles con cada serie. Tengo en mi poder un muestrario de telas y papeles de todas sus colecciones, lo cual es más operativo que hacerse un álbum de muestra si -como yo- tratas con los clientes (vosotros) en un bar, en su casa o en el sitio que se tercie.

Me acaban de llegar dos Couturebook, en 33×25. Por cierto, un tamaño que me encanta: las fotos grandes lucen muy bien, las pequeñas no se diluyen y el tamaño general es muy elegante, nada pomposo. Para mí, un tamaño ideal. Uno es el modelo Leh, y el otro es de la colección inglesa.

Hay diferentes texturas de los papeles, los magníficos acabados y lo mucho que se diferencian de los álbumes digitales normales. La sensación es soberbia: el Leh parece un viejo legajo, o un mapa pirata, o un papiro antiguo. El acabo rasgado de las hojas es muy impactante. El inglés es más clásico, muy fino. El terciopelo de la tapa es elegantísimo. Ambos papeles con un comportamiento al brillo y a la flexión soberbios, muy nítidos y extremadamente fieles a la hora de mantener las luces y sombras de las fotos impresas.

Más páginas, menos peso

Otro beneficio es que se pueden meter muchas más páginas; mientras que un álbum digital de más de 80 páginas (40 pliegos) es considerado una barbaridad, en los Couture, al ser impresión offset, se pueden hacer de hasta 400 páginas. En digital, habría sido un tocho de varios kilos de peso. Álbumes más ligeros, acabados muy exclusivos, más páginas… y más caros, eso sí. Los álbumes de Couture empiezan aproximadamente en los 400 € y pueden superar los 900 € solo en costes de impresión, IVA aparte.

Aquí los tipos de álbum es más extenso. Los hay prácticamente para todos los gustos.

Tradicional

Tipos de álbum reducido. Donde la foto se imprime aparte y se pega sobre una hoja de cartón. Los de toda la vida. Ya casi nadie me los pide. Antiguamente, antes de la era digital era el más utilizado. Los hay baratos, con tapas de lino o fotoportada y los hay caros, con encuadernaciones especiales y tapas de cuero de piel auténtica. Aquí los tipos de álbum es más reducido.

 

Otras sugerencias:

Elección del fotógrafo de bodas

El fotógrafo como narrador de historias

Album de bodas o solo fotos

Aitor Teneria, fotógrafo de bodas en Bilbao